José Rosas Aispuro y las propuestas pobres.

De entrada, confunde a Gómez Palacio con toda la región lagunera de Durango, o tal vez deberíamos decir que ignora a todo el resto de la laguna duranguense, pero tampoco conoce a fondo los problemas de Gómez Palacio, de donde espera obtener la mayoría de votos para llegar a la gubernatura.

En el mencionado desplegado evita tocar muchos temas básicos, esenciales; no hace referencia a ciertas obras públicas que se encuentran inconclusas, y hace otros compromisos que no son del nivel de un gobierno estatal sino de los gobiernos municipales.

Si no se ha dado cuenta Rosas Aispuro, el principal problema de Gómez Palacio es el crecimiento de su economía y, más específicamente, de su industria, la cual representa la vocación natural que ha tenido este municipio desde el siglo pasado. En materia de infraestructura industrial y promoción económica no ofrece nada, así de simple. El mismo diario en el que publicó el desplegado le regala una entrevista (eso de regalado es sólo una suposición), donde hace una referencia a la creación de un nuevo parque industrial y el mejoramiento de lo que ya existe, pero si no le preguntan, él no lo toca, menos lo pone en sus compromisos públicos, con lo cual deja el tema en un simple comentario y en la ambigüedad.

La candidata del PRI a la presidencia municipal de Gómez Palacio, Leticia Herrera, había pisado fuerte en los días anteriores, al declarar públicamente que no permitirá que el gobierno del estado se lleve un solo peso de los recursos del fondo de la zona metropolitana (302 millones de pesos tan solo para 2016) y que estaba a favor del proyecto del metrobús que va a comenzar en la parte de Coahuila.
Ése es por ejemplo un tema concreto: la distribución del presupuesto de inversión en obra pública que maneja el gobierno estatal de Durango, del cual no le está tocando lo que le corresponde a La Laguna, pues los municipios están a pan y agua. Pero no solo eso: la burocracia estatal le ha quitado a los municipios los recursos del fondo metropolitano, para hacerlos pasar, en el mejor de los casos, como inversiones provenientes del estado.


ASUNTOS CONCRETOS

Rosas Aispuro se compromete con la integración del proyecto del metrobús, además de la modernización del parque vial, que es totalmente obsoleto; el reordenamiento de rutas y el cambio de las vías del ferrocarril, pero, asunto pequeño: no menciona nada de quitarle al gobierno del estado el control del transporte público que manejan con total corrupción los caciques de la CTM. Municipios como Gómez Palacio deberían tener, desde hace décadas, el control de su transporte público. El candidato de la alianza PAN-PRD no toca temas duros ni tan siquiera en sus compromisos de campaña, en los cuales usa un lenguaje escueto, mínimo y blando.

Dice que va a construir un bosque urbano de 30 hectáreas y tres albercas, cuando el complejo de la Jabonera La Esperanza se encuentra inconcluso, y ni tan siquiera se ha iniciado la parte que le toca a Durango del parque lineal sobre el lecho del río Nazas, que es una inversión con recursos federales que no se sabe dónde quedaron. Construir tres albercas públicas no es un compromiso de un nivel serio para un gobierno estatal, si el compromiso lo hace el candidato a la presidencia municipal de Lerdo estaría acorde, pero no el candidato a gobernador.

Elude el problema del agua, un tema que sí conoce porque fue director del sistema de aguas a nivel estatal; se limita a decir que hará “una inversión conjunta con el nuevo presidente municipal, sin precedente en la red de drenaje y agua potable”. No toma postura en torno a los alucinantes proyectos del gobierno de Jorge Herrera Caldera sobre “Agua futura”, ni otros que se han planteado por ahí, como tampoco toca el problema de la contaminación del agua o, incluso, no le saca provecho al vergonzante fracaso del programa de los filtros domiciliarios, donde se dilapidaron muchos millones y se hizo un negocio sucio en grande. Se ignora la problemática actual de las colonias populares y no tan populares de Gómez Palacio y Lerdo, ya no digamos la de muchos ejidos.

A Rosas Aispuro se le olvida, y esto es algo muy delicado, el tema de la salud. Hay una inversión muy importante inconclusa en un hospital regional de especialidades, que requiere ser terminado y equipado, de entrada, porque el de la ciudad de Durango ya está funcionando. Si se le olvida algo tan obvio por supuesto que se le olvida todo lo demás en torno al problema de los servicios de salud en la región.

Se compromete el candidato panista-perredista a rescatar el “centro histórico” de Gómez Palacio, “con acciones de pintura, reparación de baches, iluminación y restauración de fachadas”, además de remodelar, otra vez, el mercado José Ramón Valdez. Si de esta manera se hubiera concebido el rescate del centro histórico de la ciudad de Durango, algo que él ha tenido la oportunidad de dar seguimiento pues fue presidente municipal de la capital, los duranguenses no tendrían lo que ahora tienen. Muy poco serio el planteamiento del compromiso.

En seguridad, otro de los temas esenciales, se limita a decir que desaparecerá la Dirección Estatal de Investigaciones y creará una Nueva Policía Estatal. ¿En concreto qué? Gómez Palacio y Lerdo llevan años tratando de formar una nueva policía municipal certificada y a la fecha no han podido, el ejército es quien ha estado cubriendo la incompetencia estatal y municipal, cuando ni es su función ni está capacitado para tal propósito, así que se requiere mucho más que la desaparición de la Dirección Estatal de Investigaciones. Nuevamente el compromiso resulta escueto, insuficiente y ambiguo en un tema que es básico.

¿Dónde quedaron los otros 10 municipios de la comarca lagunera de Durango? Son fantasmas que habitan entre el polvo del desierto, abandonados y en proceso de despoblamiento, que no alcanzan ni tan siquiera mención. ¿Será porque no representan mayor cantidad de votos?
Pedir compromisos con temas como el de ecología, que va ligado al del agua y a la cuenca alta y baja del Nazas, sería una ingenuidad, pero el lema central de fondo de la campaña político-electoral de Rosas Aispuro suena rimbombante: “A La Laguna le pagan con abandono”.

Hay que buscar votos, porque es lo que finalmente importa.

Comentarios

Entradas populares