¿Cómo hacer más turístico el Cristo de las Noas?

Por: Álvaro González


El teleférico ha entrado en funcionamiento y ha resultado un atractivo, que llevará inclusive a doblar del número de góndolas que hacen el recorrido; sin embargo, no habrá que perder de vista que hoy es una novedad y en Torreón la gente es novedosa; el reto más importante será lograr mantener y aumentar el interés por ir al Cristo de las Noas, tanto por parte de la población lagunera como de la gente foránea que visita la región.

En enero de 2017, Revista de Coahuila tuvo la oportunidad de entrevistar al Arq. Felipe Montesinos Ortega (aquí la entrevista), experto internacional en arquitectura sacra, quien emitió varias observaciones interesantes sobre qué se puede hacer para que ese conjunto arquitectónico tan singular pueda ser mejorado, pero nos encontramos con que la mayoría de los arquitectos locales no se atreven a dar una opinión al respecto.

Es cierto que no tenemos en la región a ningún arquitecto experto en arte religioso, de ninguna época, lo que pueda explicar  que resulte difícil dar una opinión calificada y con conocimiento de causa, pero parece llegado el momento en que es necesario contar con esas opiniones.

La principal sugerencia del experto entrevistado era el aprovechar la edificación que se usa como salón de eventos, que es lo último que construyó José Rodríguez Tenorio, para montar un museo interactivo, con tecnología nueva, cuya temática sería Jerusalén y la llamada tierra santa.

Esto para agregar un atractivo al conjunto siguiendo su vocación de tipo religioso. Tanto católicos como cristianos deben tener bastante interés en conocer esa parte del mundo, a la cual muy difícilmente podrán viajar algún día.

El conjunto del Cristo de las Noas tiene muchos problemas de diseño; en varios sentidos es una extravagancia o, digamos, algo que dista mucho de ser un diseño arquitectónico estético y funcional, ya no digamos destacado, sino al menos agradable.

La Iglesia Católica (y en general las iglesias) pasa por uno de los peores momentos de su historia en lo que se refiere a arquitectura religiosa. No tiene el dinero de otros tiempos, hace lo que puede al modo de entender de los párrocos, pero estos entienden muy poco o nada de arquitectura.

Hoy el gobierno estatal ha propuesto dos cosas: dar una parte de los ingresos que aporta el teleférico para el mantenimiento del conjunto arquitectónico como está y, algo más importante, la creación de un parque ecológico con una inversión de 60 millones de pesos.

Tal vez antes de poner en marcha ese proyecto del parque ecológico sería interesante consultar a los visitantes, preguntarles que desearían ver cuando acuden al lugar y, después de eso, orientar ese gasto público.

Ordinariamente la visita se hace en familia, por lo que habría que tomar en cuenta a los adultos, los adolescentes y los niños.

Con 60 millones de pesos se pueden hacer muchas cosas para convertir al conjunto del Cristo de las Noas en algo más armónico y atractivo, pero parece indispensable escuchar la opinión de la gente y la opinión de los expertos en arquitectura religiosa.

Comentarios

Entradas populares